sábado, 23 de junio de 2012

Me doy cuenta de que me faltas.


Me doy cuenta de que me faltas
y de que te busco entre las gentes, en el ruido,
pero todo es inútil.
Cuando me quedo solo
me quedo más solo
solo por todas partes y por ti y por mí.


No hago sino esperar.
Esperar todo el día hasta que no llegas.
Hasta que me duermo
y no estás y no has llegado
y me quedo dormido
y terriblemente cansado
preguntando.
Amor, todos los días.


Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.
Puedes empezar a leer esto
y cuando llegues aquí empezar de nuevo.
Cierra estas palabras como un círculo,
como un aro, échalo a rodar, enciéndelo.
Estas cosas giran en torno a mí igual que moscas,
en mi garganta como moscas en un frasco.

Yo estoy arruinado.
Estoy arruinado de mis huesos,
todo es pesadumbre.



-Jaime Sabines-



lunes, 11 de junio de 2012

A sincronizar relojes.


Me pregunto sí tendrán conciencia todas las personas o al menos a quienes me interesa que la tengan, el hecho de que al ir tras de algo dejarán otra cosa a cambio; y mas aún, ¿tan poco valor le dan a una cosa comparada con la otra, como para soltarla?.

El asunto es que no muchos se detienen a pensar en este punto, "¿vale la pena lo que dejo, por lo que estoy adquiriendo?"

Que gusto el mio de darme de golpes contra la pared ves la tempestad y no te incas; lo grave de este asunto es que no es la primera vez que me sucede algo de tal magnitud, ya debería yo de escribir un ensayo al respecto.
Gran ingenuidad de mi parte fue haber caído de nuevo, pero en estas cuestiones uno solo cierra los ojos y se deja ir a la trifulca con los ojos cerrados y los puños muy bien apretados.
Sabiendo la posición exacta del contrincante, y nomas así como así uno se deja perder, todo esfuerzo realizado no es de auto ayuda, al contrario, es para darle ventaja al oponente (y por ventaja me refiero a tener todas las intenciones de dejarle ganar).

Pero la realidad es otra, mientras uno piensa tener cierto control de la situación en si; y vas poco a poco creciendo, evades uno que otro acto kamikaze e idiota, tomas mas seguridad en ti mismo y con un par de palabras, en un dos por tres vas a dar al mismo bajo sumidero de disolución del que una vez dijiste NUNCA MÁS!

Aún así siempre hay una pequeña luz que te hace arrastrarte hacia la salida y no hay nada que te haga abrir los ojos, porque dentro de tu realidad utópica todo tiene sentido.
Entonces bajas la guardia y todo proyectil encendido cumple su objetivo.

¿Será justo estar en lista de espera?
¿Ver si quieren o no confiar en ti?
¿Sí todos son felices porque no te dejan de joder?
¿Es esto una prueba?
¿(*coloque aquí cualquier otro cuestionamiento referente a usted ya sabe que)?

Pero tal vez no te pueda decir todo esto porque no quiero creerlo, y peor aún, no lo creo porque sencillamente no lo entiendo.



PD:
No tengo piernas.



viernes, 8 de junio de 2012

El fin de la última (mala) literatura.


Tú lees porque piensas que te escribo.
Eso es algo entendible.

Yo escribo porque pienso que me lees.
Y eso es algo terrible.



-?-