sábado, 24 de marzo de 2012

Mira mamá, mira mamá... sin sonreír.

Espero que jamás sepas de los estragos que todo esto ha tenido en mi, que se me ha fracturado el alma y que yo no soy la misma cosa.

Ahora parezco algo tan débil y vulnerable, algo tan asquerosamente consciente de que lo están pateando en el suelo, pero que no tiene la mas mínima intención de quejarse.

Recuerdo cuanto te llenaba de rabia conocer las injusticias y atropellos de aquellos días.
Supongo que los ojitos se tellenarían de una tristeza tan onda al conocer mi estado, y es en momentos como estos cuando me alegro y pienso que fue bueno el que te arrancaras los ojos, así no tendrás que ver como me comen los gusanos del otro cadáver.



PD:
asdfgh.

No hay comentarios:

Publicar un comentario