jueves, 15 de diciembre de 2011

Chau número tres.

Te dejo con tu vida
tu trabajo 
tu gente 
con tus puestas de sol 
y tus amaneceres 
sembrando tu confianza 
te dejo junto al mundo 
derrotando imposibles 
seguro sin seguro 
te dejo frente al mar 
descifrándote a solas 
sin mi pregunta a ciegas 
sin mi respuesta rota 
te dejo sin mis dudas 
pobres y malheridas 
sin mis inmadureces 
sin mi veteranía 
pero tampoco creas 
a pie juntillas todo 
no creas nunca creas 
este falso abandono 
estaré donde menos 
lo esperes 
por ejemplo 
en un árbol añoso 
de oscuros cabeceos 
estaré en un lejano 
horizonte sin horas 
en la huella del tacto 
en tu sombra y mi sombra 
estaré repartido 
en cuatro o cinco pibes 
de esos que vos mirás 
y enseguida te siguen 
y ojalá pueda estar 
de tu sueño en la red 
esperando tus ojos 
y mirándote.



-Mario Benedetti-


jueves, 1 de diciembre de 2011

Venenos y otras pócimas.

"Lo que no te mata te hace mas fuerte !"

No sé a ciencia cierta sí desde hace un año soy mas fuerte,
ni siquiera tengo la seguridad de seguir con vida.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Capítulo 68.

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.



-Julio Cortázar-


sábado, 2 de julio de 2011

A los locos hay que tratarlos con cariño.

Durante estos últimos meses estuve tomando una que otra distracción, mismas que ahora me señalan como una de las principales sospechosas en el siniestro caso de “catástrofe segura”, donde un supuesto gitano errante predijo en su bola de cristal que todo terminará de la peor manera.

Es obvio que algunos sectores de la población lo ignoraron, pero siempre quedan aquellos que en su paranoia decidieron tomar cartas en el asunto.

El caso es que me estuvieron sentenciando sin siquiera escuchar mi versión de las cosas, sé bien que existe una verdad absoluta, pero la relatividad de las cosas me brindaba la oportunidad de salir bien librada de aquello.

Intente dar pruebas contundentes, de que mis anteriores andanzas no tenían nada que ver con los cargos que se me imputaban, puesto que según dicen, un hecho vale más que mil palabras.

No dejé que la desesperación de ver que podría irse todo al caño en un santiamén me hiciera perder la cordura y desembocase tristemente en la locura, sino que traté de mantenerme siempre en completa compostura y serenidad.

Ni la calma, ni la indiferencia, ni la paciencia, ni la ternura, inclusive traté de ser comprensiva, aceptando que encajaba perfectamente con la descripción del presunto culpable, pero que se trataba de un error, que no era a mi a quien buscaban; aún así nada surtió efecto.

Creo que el idioma no ayudó, a todos les dio por hablar en “no me interesa” y “no tiene caso”.

¿Cómo explicar a quien no le da la gana poner atención? No me dieron tiempo de explicar nada, y en un abrir y cerrar de ojos ya me encontraba parada aquí en el lugar en donde estoy…

Tal vez el golpe fue mas duro por pensar ilusamente que sería un juicio limpio.

¡Y que puedo hacer sí ni siquiera tu me crees!.

viernes, 15 de abril de 2011

El otro país.



Y
es que jamás había escrito sobre mi, sobre lo que sentía y lo feliz que esto me hacía sentir.




otro, originalmente cargada por kdaniela.

lunes, 11 de abril de 2011

Tres y van cero.

Como carajos sacaré esas mangueritas azules que van de arriba a abajo?
aaah cuanta ansiedad!

Un buen día sabré como hacerlo... como arrancarlas y preparártelas en la cena,
buscaré mi libro de recetas favoritas.
El mismo que usaba mi madre, la que en ese entonces era mi madre,
recuerdo ese pestilente guiso que nos servía día a día los últimos meses.

Sin desearlo te toco probar...

Por lo pronto iré a dormir, mañana te vuelvo a escribir.




PD: te amo.



miércoles, 5 de enero de 2011

Lecturas.


Esperar no fue el mejor modo de arreglar los problemas que se vinieron encima.

Las cosas se dejaron así por creerlas poco contraproducentes…

Ahora solo queda esperar sentados y atados de manos, mientras la vida sigue.





lecturas, originalmente cargada por _daguerrotipo.